Blog Posts

post-thumb-single
07 November
1

Diagnóstico en TDAH: ¿Cómo, cuándo y dónde debe realizarse?

Según la Guía Clínica de NICE (National Institute for Health and Clinical Excellence) sobre el “Trastorno por déficit de atención con hiperactividad: Diagnóstico y manejo del TDAH en niños, adolescentes y adultos”, que se puede visitar en www.nice.org.uk, el diagnóstico del TDAH “sólo lo debe hacer un psiquiatra especializado, un pediatra u otro profesional sanitario con formación y experiencia en el diagnóstico de TDAH”.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico. No existe ninguna prueba diagnóstica que confirme o descarte este trastorno. El diagnóstico debe basarse en una evaluación clínica y psicosocial completa, en la entrevista clínica con los padres y el paciente, que recoja información sobre su historia del desarrollo, antecedentes físicos y psicológicos (familiares y personales), en la información obtenida de la escuela y en la valoración de la patología que puede asociarse al TDAH.

No está indicada la realización de pruebas complementarias de laboratorio o  de neuroimagen, salvo que en la exploración clínica se encuentre algún dato relevante que justifique la realización de las mismas. Si se sospecha la presencia de un trastorno del aprendizaje comórbido se puede solicitar una valoración del estado cognitivo del mismo mediante exploraciones neuropsicológicas.

Habitualmente se pueden utilizar determinadas escalas de valoración de síntomas de TDAH que se cumplimentan por los padres y los profesores. Aunque estas escalas no son diagnósticas de TDAH pueden aportarnos mucha información sobre el paciente en varios ambientes, tanto en casa como en el colegio y sobre la evolución del mismo. Las más utilizadas son: la Escala EDAH, el ADHD-RS (Du Paul), la escala Conners, el SNAP-IV o la escala de Magallanes.

El diagnóstico se realiza cuando se cumplen los criterios diagnósticos DSM-IV o CIE-10 para la inatención, hiperactividad e impulsividad; además estos síntomas producen un deterioro en la actividad familiar, social o académica y ocurren en varios ambientes de la vida del niño o adolescente.

Otros datos importantes en el diagnóstico son la edad de inicio de los síntomas, su duración, frecuencia y variabilidad, los antecedentes familiares de TDAH (heredabilidad del TDAH), los antecedentes personales (embarazo, parto, periodo perinatal, historia del desarrollo y psicopatología previa), los estilos educativos de los padres y el funcionamiento del menor en el contexto familiar.

El diagnóstico de TDAH debe realizarse lo más precozmente posible ya que la detección e intervención temprana del mismo mejora su pronóstico.

0 comments

  • Carmen
    2 años ago

    Hey, thanks for the article post. Really Cool.

    Reply

Leave a Reply

Normas del Blog

Todos lo contenidos de los comentarios serán supervisados por el administrador del Blog antes de su publicación. El administrador se reserva el derecho de publicar o no su contenido en el caso en el que no se respeten las condiciones señaladas en el apartado legal de este blog.