Blog Posts

post-thumb-single
12 September
5

Recomendaciones para mejorar las funciones ejecutivas en el TDAH

Posiblemente hayas oído hablar sobre las dificultades en las funciones ejecutivas de los niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Las funciones ejecutivas son un conjunto de procesos cognitivos o habilidades que permiten realizar las siguientes  funciones: atención sostenida, inhibición de interferencias, planificación de tareas, supervisión y control de conducta, flexibilidad cognitiva y memoria de trabajo.

Las consecuencias clínicas que presentan los niños y adolescentes con trastorno por déficit de atención con hiperactividad son:

– Disminución del rendimiento con poca persistencia en el trabajo.

– Distracciones frecuentes, cualquier ruido o interferencia les distrae.

– Dificultad en organizar sus tareas o actividades de forma que alcance una meta a corto, medio o largo plazo.

– Dificultad en la corrección de errores con poca capacidad de supervisar lo realizado y dificultad en el control de conductas, por lo que pueden comportarse con impulsividad, presentando problemas para respetar turnos o evitar conductas inadecuadas.

– Rigidez, terquedad, dificultad en aprender de situaciones anteriores  ya que tienen dificultad en extrapolar lo aprendido en una situación a situaciones nuevas parecidas.

– Dificultad en mantener la información necesaria para la realización de acciones o resolución de problemas, pueden tener problemas en realizar operaciones mentales, seguir una conversación o recordar las instrucciones y pasos necesarios para la realización de una tarea.

Por todo ello el niño con TDAH puede presentar, a efectos prácticos,  las siguientes dificultades:

– Dificultad en organizar o preparar sus tareas en el tiempo adecuado (“ceguera temporal” o “síndrome de negligencia temporal”, “miopía al futuro”). Los eventos se convierten en una crisis, trabajan cuando el evento es inminente, cuanto más lejos está en el tiempo más dificultad tienen para organizarlo.

– Presentan un trastorno de rendimiento no de conocimientos.

– Viven el momento.

– Está más influido por los otros que autorregulado y pueden tener dificultad en la motivación intrínseca por lo que necesitan motivación procedente del exterior.

– Se encuentran más focalizados en consecuencias inmediatas que en el futuro.

– Pueden presentar problemas de efectividad (sabe lo que tiene que hacer pero no sabe cómo lo tiene que hacer en determinadas situaciones).

 

Las  habilidades de enseñar convencionales no son suficientes en estos niños, ellos tienen el conocimiento, pero no saben aprovecharlo.

 

¿Qué recomendaciones pueden mejorar la función ejecutiva en los niños con TDAH?

– Individualizar el tratamiento: Cada niño con TDAH tiene unas peculiaridades y manifiesta el trastorno de manera diferente, por ello es recomendable valorar su comportamiento en cada situación para adecuar las recomendaciones a las necesidades del niño, establecer prioridades y aconsejar medidas terapéuticas que se acoplen a su vida cotidiana.

– Diseñar ambientes adecuados: enseñarles que el dónde y cuándo es importante. Para ello se puede habilitar un lugar de trabajo con pocas distracciones (evitar ruidos, móviles, eliminar objetos no necesarios para el trabajo a realizar), despejar la mesa de trabajo, asegurar iluminación adecuada, favorecer el orden, establecer rutinas de trabajo y horarios.

– Externalizar la información importante: ayudar al niño a establecer la rutina de apuntar sus tareas mediante listas, pósters, signos y otras señales de recuerdo. Recalcar la importancia de la agenda escolar, hacerle sentir que también para el adulto es importante, reforzando mediante el elogio las situaciones en que su uso sea el adecuado. Anotar en un calendario las tareas a realizar a largo plazo (exámenes, presentación de trabajos…).

– Externalizar periodos de tiempo relacionados con las tareas: enseñarle a usar un temporizador, relojes que señalen el paso del tiempo ya que pueden tener dificultad en el control del tiempo.

– Fraccionar las tareas a futuro: ayudar a organizar las tareas enseñando a realizar una tarea cada día, fraccionar las tareas  escolares que sean largas o las que se realizan a largo plazo (lectura de libros, presentación de trabajos…).

– Externalizar las fuentes de motivación: facilitar el elogio, la felicitación inmediata, el sistema de fichas, buscar recompensas tangibles, establecer privilegios ya que requieren una motivación inmediata y externa.

– Permitir más manipulación externa en las tareas: colocar los “problemas” en sus manos dándole canicas para contar, ábacos que puedan manipular, resolver problemas manualmente y no mentalmente.

– Buscar el apoyo social: entender y transmitir que la compasión y la buena voluntad para establecer compromisos de los adultos en relación con el niño son vitales para el éxito del tratamiento, enseñar a aceptar las dificultades que presentan los niños con TDAH (por ejemplo: es como el apoyo social que se busca en personas con discapacidad física, facilitar los accesos, la rampa para la silla de ruedas: te permite hacer lo que no podías hacer, aunque no desaparezca tu minusvalía).

0 comments

Leave a Reply

Normas del Blog

Todos lo contenidos de los comentarios serán supervisados por el administrador del Blog antes de su publicación. El administrador se reserva el derecho de publicar o no su contenido en el caso en el que no se respeten las condiciones señaladas en el apartado legal de este blog.